Metallica: Se cumplen 35 años de «Ride The Lightning», uno de los discos más importantes de la historia

¡Comparte!

El segundo álbum de los californianos Metallica es uno de esos discos seminales que, gracias a una lograda producción, una composición certera y una buena dosis de rebeldía supo situar al cuarteto en el punto de mira de los greñudos más duros, aquellos que ansiaban un sonido aún más rápido y demoledor a lo que estaban acostumbrados por aquel entonces.

«Ride The Lightning» iba a ser una de las piezas clave en nuestro artículo recopilatorio sobre discos lanzados en 1984, pero hemos decidido dedicarle una única entrada para dar más importancia al álbum que hoy tratamos, que a día de hoy es una auténtica joya del thrash metal que ha influenciado a grandes artistas posteriores por su dinámica destructiva y explosiva que recorre cada uno de los temas que componen esta obra de arte.

«Kill’Em All» es la ópera prima de unos desconocidos Metallica que vio la luz el año anterior, con una producción, en comparación con el susodicho «Ride The Lighning«, más pobre y menos trabajada; fue un disco complicado debido a los esquemas que rompía en su momento, desarrollando así un género que aún no había sido presentado al mundo salvo algunos retales de Venom, banda que influenció a los californianos desde sus primeros andares por el reino del metal. Las pasaron putas para editar su primer lanzamiento ya que ningún sello quería ser partícipe de aquella abominación como algunos habían catalogado a «Kill’Em All» en su momento, aunque unos jóvenes Megaforce Records, fundada por Jon y Marsha Zazula, arriesgaron tanto como pudieron fundado una compañía discográfica cuyo primer lanzamiento sería el predecesor de «Ride The Lightning» en un histórico movimiento que cambiaría las tornas de las discográficas hasta ese momento, dando cabida a una cantidad inhumana de bandas que se subirían al carro del thrash metal en los años venideros y a su vez sería el hogar de bandas como Ministry, Overkill, Testament, Mercyful Fate o S.O.D. (Stormtroopers Of Death).

Con el lanzamiento de «Kill’Em All» se rompió la dinámica del metal melódico combinando unas afiladas guitarras con unas baterías demoledoras, marcando un antes y un después en la historia del heavy metal. «Ride The Lightning» vino para sentar las bases justo un año después, pero no fue algo fortuito. El cuarteto, que ya había empezado a componer gran parte del álbum con la formación clásica recordad que parte de su debut estaba compuesto por Dave Mustaine, comenzó a trabajar en su propio sonido con el ya asentado Kirk Hammett, algo que abrió las puertas a un sonido más devastador y que les catapultaría a un éxito sin precedentes, pero eso vendría más tarde.

Un jovencísimo Cliff Burton, de apenas veintidós años de edad, fue el culpable, en gran parte, del sonido de «Ride The Lightning«. Tras el fallecimiento de su hermano unos años atrás se volcó completamente en su música, practicando más de seis horas diarias con su Rickenbacker 4001, un bajo que dejaría de usar después de la gira de presentación de «Kill’Em All«. Todo esto ayudó al joven Burton a desarrollar una técnica altamente reverenciada por cantidad de músicos de su entorno, citando al bajista como una de las influencias más importantes de su vida. Burton, que había estudiado piano desde pequeño, conocía bien la música, así que introdujo la teoría musical a sus compañeros de banda e hizo especial hincapié en la composición de los temas, algo que refleja la madurez que la banda alcanzó en su segundo lanzamiento y que lo diferencia completamente de su debut.

Además de haber alcanzado la madurez musical con «Ride The Lightning«, la banda desarrolló más el concepto lírico de los temas que componen el plástico, profundizando más en los aspectos sociales de las personas, en los miedos de la sociedad y agudizando el uso de algunos elementos sobrenaturales como metáforas de algunas situaciones en las que la banda se manifestaba abiertamente en contra, como por ejemplo la guerra.

A pesar del éxito obtenido con su anterior lanzamiento, James Hetfield no se sentía seguro de su rol como vocalista y guitarrista, por lo que optaron por ofrecer el puesto de vocalista a John Bush de Armored Saint para relegar a Hetfield como guitarrista únicamente, pero el vocalista tuvo que declinar la oferta debido a que su banda estaba funcionando bastante bien en aquel momento. Hetfield continuó con su doble labor como vocalista y guitarrista, ganando la confianza necesaria para seguir con su rol en la banda. El álbum se empezó a grabar el 20 de febrero de 1984 en los Sweet Silence Studios de Copenhagen (Dinamarca) y finalizó su grabación tres semanas más tarde. Ulrich quiso contar con la producción de Flemming Rasmussen para su segundo álbum porque le encantó el trabajo del productor con Rainbow en Difficult To Cure (1981).

El álbum tuvo que ser completado rápidamente debido a que la gira de presentación daba comienzo en 29 días, por lo que el álbum fue terminado rápidamente. Pese a los 20.000 dólares de presupuesto para el álbum, la banda acabó gastando 30.000 dólares en la grabación del disco, presupuesto del que no pudo hacerse cargo Megaforce Records y que fue facilitado por la distribuidora Music For Nations. Tras este incidente y la poca promoción y publicidad de la banda por parte de Megaforce, el cuarteto decide abandonar el sello una vez se pone a la venta el álbum el 27 de julio de 1984. Ese mismo año, tras abrir un show para Raven junto a Anthrax, uno de los presidentes de Elektra Records se fijó en la banda y les ofreció un contrato, re-editando su segundo álbum en noviembre de ese mismo año bajo el sello de Elektra.

«Ride The Lightning» sigue siendo, a día de hoy, uno de los discos más rápidos de la historia y uno de los más influyentes a nivel musical. Clásicos como «Fight Fire With Fire«, que he escuchado hasta la saciedad, o iconos del heavy metal como «Creeping Death» forman parte de la historia de la música moderna, temas que se han explotado al máximo, que han sido versionados por infinidad de bandas y que hemos escuchado en todas partes: en la radio, en partidos de béisbol, en películas…

Pese al éxito de temas como la homónima «Ride The Lightning«, la mencionada «Creeping Death» o la celebérrima «For Whom The Bell Tolls«, aquí encontramos verdaderas joyas ocultas como «Trapped Under Ice» o «Escape«, dos de mis temas favoritos de los californianos de los que muchas veces nos olvidamos, incluso la propia banda parece no recordarlos a la hora de escribir los setlist de sus conciertos y creo que es un grave error.

Pero uno de los platos más importantes de este preparado es, sin duda alguna, la primera balada compuesta por Metallica, estamos hablando de la magistral «Fade To Black«.

«Fade To Black» no necesita presentaciones, es un tema que habla por sí solo. El trabajo de las guitarras aquí es, simplemente, inmejorable. Mucho ha dado de qué hablar la banda durante su historia y es comprensible que una parte de sus seguidores más acérrimos se sintiese defraudado con el cambio de rumbo de una de las bandas más exitosas del heavy metal, pero es innegable el legado que han dejado en la historia de la música y «Fade To Black» es un claro ejemplo de ello. Te podrá gustar más o menos, pero no es un tema que nadie pueda catalogar como «malo«. Pocas canciones me siguen poniendo los pelos de punta a día de hoy y casi habiendo aborrecido la balada de turno de «Ride The Lightning» aún despierta algo en mi interior que otros temas no son capaces de hacerme sentir.

Y si hablamos del salto musical a nivel compositivo no podemos obviar una de las mejores instrumentales de la banda que además de ser uno de los temas más trabajados del disco goza de uno de los mejores títulos de la banda, la instrumental «The Call Of Ktulu«. En «Kill’Em All» teníamos la entretenida «Anesthesia (Pulling Teeth)«, un tema que rompía la dinámica del álbum para darle un toque más experimental y a la vez mantener el interés del oyente. «The Call Of Ktulu» no está compuesta con ese objetivo, sino con el de cerrar el álbum de la forma más épica posible.

«The Call Of Ktulu» es, además del título del corte que cierra el álbum la primera historia de H.P. Lovecraft en la que aparece Cthulu, una deidad ideada por el autor que forma parte de unos seres ancestrales denominados Primigenios o Great Old Ones en inglés que habita en las profundidades del Océano Pacífico, concretamente en R’lyeh, una de las ciudades ficticias de la historia de Lovecraft, donde dormita esperando su despertar con la ayuda de cultos y sectas para volver a extender su poder sobre la Tierra. Con este trasfondo podemos llegar a hacernos una pequeña idea del escenario que el cuarteto de Los Angeles había preparado para despedir su segundo lanzamiento, haciendo de esta instrumental una de las más demenciales e importantes de toda su carrera.

Tras lanzar «Ride The Lightning» se embarcaron en el tour de presentación por toda Europa en su «Europe (Bang That Head That Doesn’t Bang Tour)» que dio comienzo el 16 de noviembre en Francia y terminó el 20 de diciembre en Londres para volver a la carretera el 10 de enero de 1985 en el tour norteamericano que finalizaría diez semanas más tarde y con el que recorrerían gran parte de los Estados Unidos acompañando a bandas como Armored Saint y W.A.S.P..

Poco después de finalizar la gira norteamericana actuaron en el Monsters Of Rock de Donnington Park (Inglaterra) junto a Marillion, Bon Jovi, Ratt, Magnum, W.A.S.P. y ZZ Top, donde Hetfield pronunciaría una de las frases más dilapidadoras de la carrera de Metallica:

«Si habéis venido aquí para ver spandex, maquillaje de ojos y escuchar las palabras «oh baby» en cada jodida canción, ¡esta no es vuestra jodida banda!»

«If you came here to see spandex, eye makeup, & the words ‘oh baby’ in every fuckin’ song, this ain’t the fuckin’ band!» – Castle Donnington, 17 de agosto de 1985.

Su sucesor, «Master Of Puppets«, empezaría a grabarse semanas después junto al productor Flemming Rasmussen, aunque la mezcla final no pudo ser completada junto al productor, pero eso es otra historia.

Texto: Mario Marín.

Podéis escuchar «Ride The Lightning» a través de Spotify:

Metallica re-editó «Ride The Lightning» en 2016 en una edición limitada que incluye el álbum remasterizado en formato vinilo y CD, un doble directo en formato vinilo con el show en directo «The Hollywood Palladium» en Los Angeles (10 de Marzo de 1985), tres CD en directo con las actuaciones en Kabuki Theatre (15 de Marzo de 1985), Lyceum Theatre (20 de Diciembre de 1984) y Castle Donington (17 de Agosto de 1985), el EP «Creeping Death» en vinilo picture, un DVD con la actuación en el festival Metal Hammer de 1985 y otras actuaciones, un disco con varias demos y otro con entrevistas, un libro de 72 páginas, el libreto con las letras y 3 posters exclusivos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.