Thin Lizzy hace honor a su leyenda en la segunda jornada del Leyendas Del Rock 2019

Los madrileños Lords Of Black se encargaron de abrir la segunda jornada del festival con un power metal contundente y oscuro caracterizado por su guitarra pesada a cargo de Tony Hernando. El cuarteto salió a escena con gran recepción de un público descansado que no dudó en darlo todo a lo largo de los sesenta minutos de duración de un show que se quedó algo corto, y es que los madrileños saben encandilar al respetable con su puesta en escena y un sonido atronador.

Diego Valdéz es la última incorporación a sus filas tras la salida de Ronnie Romero, un rol que ha sabido mantener en todos los aspectos, asumiendo la pesada carga de substituir al susodicho. La banda supo escoger un repertorio variado en el que no faltaron temas de su debut, «Lords Of Black«, algunos temas imprescindibles de su segundo álbum, «II«, y otros tantos de «Icons Of The New Days«, su último lanzamiento, aunque se centraron más en su segundo disco.

Los australianos The Lazys fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida a los conciertos del escenario Mark Reale con su hard rock elegante y desenfadado. Era su primera vez en nuestro país y la banda quiso dejar el listón bien alto pese a la hora poco acertada para su actuación, aunque ello ni impidió que el quinteto liderado por Lean Harrison, vocalista, ofreciera uno de los mejores espectáculos de la jornada.

La banda nos presentó su nuevo trabajo de estudio, «Tropical Hazards«, en el que basaron la totalidad de su repertorio, dejando lugar a algún que otro tema de sus dos previos lanzamientos, «Prison Earth» (2010) y «The Lazys» (2015). Aunque la temperatura era algo alta, el quinteto puso el escenario patas arriba con su enérgica actitud y su total entrega a un respetable que supo entregarse desde los primeros minutos.

Tras la actuación de Lords Of Black en el escenario principal, era el turno de los australianos Rose Tattoo, liderados por el veterano Gary «Angry» Anderson, un frontman de lo más auténtico que pese a su cara de bonachón es una máquina demoledora sobre las tablas. Dai Pritchard y Bob Spencer (ex-Angel City) se encargan de las guitarras, John Watson se ocupa de la batería y Mark Evans hace lo propio al bajo.

Con una formación de infarto y ganas de devorar el escenario dieron rienda suelta a su auténtico y carismático rock a base de himnos de su debut, «Rose Tattoo«, que después de haber celebrado su cuadragésimo aniversario el año pasado sigue sonando más fresco y actual que nunca gracias a unos músicos de gran calibre con los que nos deleitaron con temas como «Bad Boy For Love«, «Rock N’ Roll Outlaw» o «One Of The Boys«.

Los madrileños Somas Cure dieron rienda suelta a su particular metal en el escenario Mark Reale, donde nos presentaron algunos temas de su último disco de estudio hasta la fecha, «Éter«, que vio la luz en 2017.

En su primera visita al festival alicantino, los madrileños liderados por Darío Gómez ofrecieron una de las propuestas más celebradas de la jornada, mezclando su metal moderno con géneros más extremos, aportando así variedad al cartel del festival y, de paso, haciéndose eco de su sonido en un festival tan multitudinario como es el Leyendas Del Rock, en el que tienen cabida todos los estilos que se puedan imaginar, donde nada sobra y quienes van con la mente abierta, saben disfrutar de una banda como Somas Cure.

Los veteranos Lacuna Coil liderados por Andrea Ferro y Cristina Scabbia, dos fueras de serie, fueron los encargados de cubrir de oscuridad el escenario principal del festival tras la actuación de Rose Tattoo. Pese a tener un disco nuevo que espera ver la luz en octubre de este mismo año, la banda se centró en interpretar algunos clásicos como «My Demons» o «Blood, Tears, Dust«, dando un breve repaso a su extensa discografía.

El sonido no fue el mejor y la actuación se vio algo eclipsada, en especial la actuación del guitarrista Diego Cavallotti, aunque la banda supo mantener un nivel alto, en especial con temas como «Our Truth«, una de las más vitoreadas durante el show.

Los veteranos Cruachan, procedentes de Dublín, se encargaron de ofrecer la primera actuación de folk metal de la velada. La banda formada por Eric Fletcher, Mauro Frison, John Ryan, Keith Fay y Kieran Ball es una institución dentro del género y con sus ocho discos de estudio desde su formación en 1992, se han ganado el amor de su público con una mezcla de metal rápido junto al folk metal más clásico.

No faltaron algunos clásicos como «To Invoke The Horned God» o «Prophecy«, aunque una de las más celebradas fue «The Morrigan’s Call«. La banda combinó una enérgica puesta en escena con su particular humor, con el que se metió al público en el bolsillo desde el momento en que saltaron a la palestra.

Y llegó el esperado momento. Los británicos Alestorm hicieron acto de presencia en el escenario principal con gran recepción y mucha ansia por parte de un respetable que ansiaba la salida del quinteto desde primera hora de la tarde, donde ya empezamos a vislumbrar camisetas de la banda y algunos valientes que, engalanados con la típica vestimenta de los piratas, esperaban el desembarco de Cristopher Bowes y los suyos.

Era la tercera vez del quinteto en el festival y a estas alturas ya se conocen los recovecos del escenario como si fuese su propia casa. Se dedicaron a interpretar los favoritos de sus seguidores, haciendo un breve repaso a su trayectoria con temas como «Black Sails At Midnight«, «The Sunk’n Norwegian«, las coreadas «Mexico» y «Drink«, el «Hangover» de Taio Cruz y su ya clásico «Captain Morgan’s Revenge«.

La banda disfrutó y el público disfrutó aún más. Siempre es un acierto contar con este tipo de bandas en grandes festivales, agrupaciones que atraen a un público más juvenil, algo que muchos se atreven a cuestionar de forma constante, cuya presencia es tan importante para la escena que, cuando las bandas clásicas hayan desaparecido, estos serán los encargados de transportar el testigo a las nuevas generaciones.

En el Mark Reale nos esperaba Helstar, a los que ya habíamos visto la jornada anterior con su espectacular banda tributo Sabbath Judas Sabbath. El quinteto ha pisado nuestras tierras en contadas ocasiones a lo largo de su carrera, aunque siempre es un acierto contar con bandas del calibre como Helstar.

Con su power metal americano, potente y visceral, dieron rienda suelta a grandes clásicos como «Baptized In Blood«, «The King Of Hell» o la celebrada «Run With The Pack«, con la que pusieron punto y final a una actuación mágica que se antojó algo corta.

Llegó el turno de los británicos Cradle Of Filth en su primera vez en el festival alicantino. La banda de Dani Filth gozó de un buen horario para su actuación, cuando el sol ya había desaparecido prácticamente, hecho que realzó su particular puesta en escena en la que no faltó humo y luces sobrecargadas.

El sonido no acompañó al sexteto, que pese a dar un breve repaso a su carrera, no destacó en absoluto frente al resto de bandas. Su actuación fue algo cansina y aunque el juego de luces era perfecto, la banda se mostró algo fría en el escenario. Descargaron temas como «Malice Through The Looking Glass«, «Thirteen Autumns And A Window» o «Cruelty Brought Three Orchids«, aunque se empeñaron en descargar algunos temas más nuevos que dejaron a un abotargado público más frío de lo esperado.

Lèpoka se encargaron de traernos su particular fiesta folk a base de himnos que han ido cociendo a lo largo de sus diez años de carrera. La banda está viviendo uno de sus mejores momentos, celebrando su décimo aniversario y con un álbum conceptual como «Bibere Vivere» bajo el brazo con el que nos deleitaron, entre otros grandes temas de sus anteriores trabajos «Folkoholic Metal» y «Beerserkers«.

Tal como nos contó su vocalista Dani Nogués en una entrevista reciente, han tocado en cantidad de ciudades y su público se entrega al cien por cien en cada uno de sus conciertos, algo que se hizo patente en su show en el escenario Mark Reale. Dejaron constancia de su solidez en el escenario con una propuesta festiva y muy emotiva sin dejar a un lado su madurez musical con la que han evolucionado su música en sus últimos años.

Y llegó el gran momento de la noche. Thin Lizzy hacía acto de presencia en el escenario principal tras una larga espera y habiendo congregado a una gran multitud que esperaba fervientemente la descarga de algunos de los himnos más importantes de la historia del rock.

La banda está compuesta actualmente por Scott Gorham, único miembro original de Thin Lizzy, Ricky Warwick (The Almighty, Black Star Riders) a la voz y guitarra, Damon Johnson (Alice Cooper, Black Star Riders) a la guitarra, Darren Wharton a los teclados —que fue miembro de los Thin Lizzy originales desde 1980 hasta 1983—, Troy Sanders (Mastodon) al bajo y el legendario Scott Travis (Judas Priest) a la batería.

Thin Lizzy acudió a la cita celebrando su cincuenta aniversario interpretando algunos de los grandes clásicos de la banda, aunque nos deleitaron con varios cortes de su mítico «Black Rose: A Rock Legend«, con el que están celebrando el cuarenta aniversario en gran parte de su gira actual. Aunque nos regalaron clásicos atemporales como «The Boys Are Back In Town» y «Jailbreak«, ambos de «Jailbreak» (1976), tuvieron tiempo para dejar caer himnos como «Are You Ready?«, «Cowboy Song» o la celebrada «Rosalie«.

Aunque muchos reniegan de la formación actual, la banda se encuentra en plena forma y —por mucho que le pese a muchas personas— Phil Lynott está presente en todas sus composiciones, aunque no esté físicamente. Pese a todo el odio que se genera alrededor de estas formaciones y reuniones, fue uno de los mejores conciertos a los que un servidor haya asistido y revivir temas como «Get Out Of Here«, «Róisín Dubh (Black Rose): A Rock Legend» o «Emerald» no tiene precio.

En el escenario Mark Reale teníamos una cita ineludible con una de las propuestas imprescindibles para los amantes del metalcore, la de los americanos Unearth, que después de veinte años en activo, se encuentran en su mejor momento.

Con siete discos de estudio hasta la fecha, venían presentando su último lanzamiento, «Extinction(s)«, que se puso a la venta en noviembre de 2018. Dejaron caer temas como «Dust«, «Incinerate» o «Zombie Autopilot«, aunque tuvieron tiempo para repasar toda su discografía.

Avalanch se encargó de presentarnos a su nueva formación, con la que ya nos habían visitado en 2017, en la que se ha rodeado de grandes músicos como Mike Terrana, Dirk Schlächter (Gamma Ray), el gran Jorge Salán (Mägo De Oz), Alberto Rionda (Alquimia, Geysser) y Manuel Ramil (WarCry, Sauze).

Aunque presentaban su nuevo álbum de estudio, «El Secreto» (2019), tuvieron tiempo de entregarnos algunos de sus grandes clásicos, algo que el público agradeció enormemente y que nos hizo disfrutar de un gran concierto rodeados de grandes músicos y de calidad.

Flotsam & Jetsam visitaba este verano nuestro país presentando su nuevo álbum de estudio, «The End Of Chaos«, por lo que una de las inevitables paradas era la del festival. De hecho, fue la primera parada que anunciaron en nuestro país, y de ahí vino el resto. Además, vuelven a pisar Madrid y Barcelona en septiembre junto a Overkill, Destruction y Rezet.

El quinteto no ha gozado de gran popularidad exceptuando sus primeros lanzamientos, aunque me aventuraría a decir que únicamente fue el primero y parte de su segundo álbum que recibieron el éxito merecido. Su tercer lanzamiento fue injustamente valorado y su carrera fue descendiendo poco a poco hasta desaparecer prácticamente durante los últimos años de los noventa.

Aquí aterrizaron con su nuevo álbum, aunque no dejaron de lado a los clásicos con los que muchos hemos crecido, entre los que me incluyo. La banda sigue manteniendo buena forma sobre el escenario y se entregan totalmente en cada uno de sus shows. Anoche no fue una excepción. Temas como «She Took An Axe» o «Hammerhead» sonaron mejor que nunca, pero una de las sorpresas fue «Suffer The Mases«, de su incomprendido «When The Storm Comes Down«. De su nuevo álbum nos dejaron caer «Prisoner Of Time«, con la que abrieron el show, y la demoledora «Demolition Man«.

Los madrileños Dark Moor fue uno de los últimos platos fuertes del día, a la que acudieron con mucha energía y ganas de comerse a un público algo agotado después de la intensa jornada.

Con un nuevo disco bajo el brazo, «Origins» (2018), fueron desgranando cada uno de los temas de un setlist variado en el que no faltaron clásicos como «Beyond The Duel» o «The Chariot«, para poner punto y final a su concierto con «La Canción Del Pirata«, no sin antes pedir permiso a sus compañeros de Tierra Santa, que actuaban a continuación en el escenario principal.

En el escenario Mark Reale los madrileños Débler congregaban al resto de público que no estaba totalmente agotado con su particular metal sinfónico que llevan macerando desde su formación en 2006. Pese a no disponer de una amplia discografía, tienen una amplia variedad de temas, dentro del género en el que se mueven, por lo que son capaces de ofrecer un show bastante surtido.

Tierra Santa apareció sobre el escenario a las 2:50h, cuando gran parte del público ya se había marchado y otros tantos esperaban la salida de los italianos Nanowar Of Steel, otra de las bizarras propuestas del festival que no nos podíamos perder por nada del mundo.

Los riojanos pusieron toda la carne en el asador con power/heavy clásico, haciendo un repaso a toda su carrera con temas como «Sangre De Reyes«, «Alas De Fuego«, «Caín» o «Donde Moran Los Malditos«.

Nanowar Of Steel era la banda encargada de cerrar el festival. El tema más esperado, con el que se han dado a conocer ante muchas personas durante los últimos meses, fue «Norwegian Reggaeton«, que cuenta con la colaboración de Charly Glamour (Gigatron) y que, obviamente, no faltó en el repertorio de la banda. Algunos de los temas que tampoco faltaron fueron «Barbie MILF Princess Of The Twilight«, «The Call Of Cthulhu» o «Feudalesimo È Libertà«.

Con su metal en clave humorístico, Nanowar Of Steel supieron poner la guinda al pastel a una jornada cargada de grandísimas bandas aderezadas de una incomparable organización, algo que no tiene nada que envidiar a otros festivales europeos.

Texto: Mario Marín y Sara Martín.
Fotografías: Sara Martín.


Hoy nos espera una gran jornada con Airbourne, Beast In Black, Eluveitie, Avatar, WarCry, Saurom, Delain, Koma y Crisix en el escenario principal y Salduie, Dry River, Unleashed, Pestilence, Bella Bestia, Dünedain, Uzzhuaïa y Killcode en el escenario Mark Reale.

En el Camping Stage tendremos a los madrileños Lándevir y Salduie.

Camping Stage:

14:00 – 14:40 Salduie
15:00 – 15:40 Lándevir

Escenarios principales:

16:40 – 17:30 Crisix
17:40 – 18:40 Avatar
18:50 – 19:50 Delain
20:00 – 21:00 Eluveitie
21:10 – 22:20 Dee Snider
22:30 – 00:00 Airbourne
00:10 – 01:20 Warcry
01:30 – 02:40 Koma
02:50 – 04:00 Saurom

Escenario Mark Reale:

16:50 – 17:40 Morphium
18:05 – 18:55 Bella Bestia
19:20 – 20:10 Dünedain
20:35 – 21:35 Beast In Black
22:00 – 22:50 Pestilence
23:15 – 00:05 Mayan
00:30 – 01:30 Unleashed
01:55 – 02:45 Dry River
03:10 – 04:00 Uzzhuaïa

Síguenos y comparte en las redes sociales:
error0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.