Gamma Ray: Veinte años de «Power Plant»

¡Comparte!

Su aniversario fue el 29 de marzo, pero hasta ahora no había podido dedicarle el tiempo necesario a repasar uno de mis favoritos de Gamma Ray que este año ha cumplido la friolera de veinte años. «Power Plant» es el primer álbum de Gamma Ray que compartiría formación con el resto de discos de la banda hasta la salida del baterista Dan Zimmermann en 2012.

Pero para hablar de un lanzamiento como «Power Plant» es necesario analizar la carrera de todos los músicos de Gamma Ray hasta ese punto, empezando por la figura elemental del cuarteto, el indiscutible líder y alma mater de toda esta historia, Kai Hansen.

Hansen es, con toda seguridad, uno de los mayores responsables de que el power metal a día de hoy sea lo que conocemos, y todo ello es gracias a su aporte por la música en los más de cuarenta años que lleva en este mundo. Alcanzó la fama rápidamente con el álbum debut de Helloween, el pivotal «Walls Of Jericho» de 1985, aunque no sería hasta 1987/1988 que sería reconocido como una de las mayores influencias en el mundo del metal con el lanzamiento de «Keeper Of The Seven Keys«, partes 1 y 2, dos de los discos más importantes y reconocidos del mundo del metal en general y dos joyas indispensables del power metal europeo.

Tras su salida de Helloween en 1989 decide montar su propia banda de power metal, en ese momento asistimos al nacimiento de Gamma Ray, una banda que en un principio estaba formada por Uwe Wessel (Noblesse, Steamer) al bajo, Mathias Burchardt (Travental) a la batería y Ralf Scheepers (Tyran’ Pace) a la voz.

Tras haber aparecido anteriormente en Blind Guardian como vocalista adicional en su imperecedero «Valhalla» de «Follow The Blind«, ese mismo año colabora como vocalista y guitarrista en «Lost In The Twilight Hall» de «Tales From The Twilight World«, también de los bardos liderados por Hansi Kürsch, un gran amigo de Hansen. Ese mismo año ve la luz el debut de Gamma Ray, el excelente «Heading For Tomorrow» que servía como carta de presentación de cuatro músicos que habían decidido unir sus caminos para dar vida a algo que hasta ese momento aún no podrían imaginar.

Tras tres excelentes discos de estudio como son «Sigh No More» (1991), «Insanity And Genious» (1993) y el indispensable «Land Of The Free» (1995) acaban editando el que para un servidor es el mejor y más variado lanzamiento del cuarteto, el seminal «Somewhere Out In Space» (1997), aunque sufriendo constantes cambios de formación durante ese tiempo que llevaron al propio Hansen a ocuparse de las voces de Gamma Ray tras la salida de Scheepers en 1994.

Así pues, en 1999 deciden lanzar al mercado uno de los últimos grandes discos de Gamma Ray, el poderoso «Power Plant«. Con la formación prácticamente definida en este punto y con Dirk Schlächter haciéndose cargo del bajo desde su anterior trabajo, el cuarteto ya se consolida con Kai Hansen a las voces y guitarrista, Henjo Richter como guitarrista y teclista, el propio Schlächter al bajo y Zimmermann a la batería.

Como ya venía siendo costumbre en sus dos anteriores lanzamientos, la historia del álbum se desarrolla en el espacio y con alienígenas y planetas lejanos como plato principal de un menú muy variado que incluye todo tipo de viajes espaciales, vórtices, agujeros negros y civilizaciones esclavizadas en el antiguo Egipto, un concepto recurrente que encontraremos en su discografía como elemento común en varias de sus composiciones y discos futuros.

Aunque «Power Plant» no es un álbum conceptual como tal, está claro que hay varios elementos presentes que encontramos a lo largo de sus anteriores lanzamientos, recurriendo a algunas ideas descartadas de su seminal «Land Of The Free«. Aunque aquí se dejan llevar un poco más por el lado más melódico pero afinan el tiro con un metal más pesado al que nos tenían acostumbrados hasta ese momento. Aquí encontramos algunos de los temas más reconocidos de su carrera como «Heavy Metal Universe» o «Gardens Of The Sinner«, dos temas que rara vez faltan en su setlist habitual.

Uno de los puntos más destacables del álbum hasta este punto es la inclusión de «It’s A Sin«, una versión de Pet Shop Boys que forma parte del disco como tal. Hasta ese momento se habían atrevido con una única versión de los progresivos Birth Control en su tercer disco de estudio, aunque era un movimiento muy acertado ya que estaban versionando el tema que daba título a la propia banda, «Gamma Ray«, un tema que aparecía en el tercer álbum de los germanos, «Hoodoo Man» (1972). El hecho de versionar un tema de una banda de synth-pop como Pet Shop Boys era sorprendente a la par que ecléctico, un tema que era capaz de unir dos géneros totalmente diferentes con un resultado más que excelente. Hansen no dudó a la hora de incluir un tema como «It’s A Sin» en el tracklist del álbum y la jugada no salió nada mal. Quizá a día de hoy estemos un poco más acostumbrados a este tipo de versiones —ojo, quizá como bonus track o en un disco extra—, pero en una época en que el heavy metal vivía algunos de sus años más pobres, algo así era complicado.

No olvidemos que los suizos Celtic Frost ya se habían atrevido en su momento con una versión «Mexican Radio» de Wall Of Voodoo o el clásico «Heroes» de David Bowie. Lemmy también tenía costumbre de hacer lo propio con clásicos como «Louie, Louie» de Richard Berry o los canadienses Voivod con temas como «Astronomy Domine» o «The Nile Song«, ambas de Pink Floyd.

Además de algunos clásicos y otras rarezas, el álbum arranca con la poderosa «Anywhere In The Galaxy«, un corte que expresa a la perfección la fórmula de los Gamma Ray en su punto álgido, aunque la banda empezaría a mostrar signos de agotamiento tras el lanzamiento de su sexto disco de estudio.

Para «Power Plant» contaron con el bueno de Derek Riggs como diseñador conceptual del libreto y de la portada. Riggs es un conocido y reputado artista gráfico que ha trabajado con una cantidad inimaginable de bandas, aunque su trabajo más conocido es como portadista de Iron Maiden, siendo el responsable del nacimiento del conocido Eddie que pulula por todas las portadas de los británicos desde el debut de la doncella en 1980 con su álbum homónimo.

Riggs supo captar la esencia de un proyecto que hasta la fecha no había gozado de grandes portadas, salvo su anterior trabajo «Somewhere Out In Space» (1997), así que optaron por una de las mejores opcions que habrían podido contratar para la edición de su sexto álbum de estudio. Riggs además participaría al año siguiente en la portada de su recopilatorio «Blast From The Past«, un álbum en el que re-grabaron varios clásicos de la banda con la formación de «Power Plant» y con Hansen a la voz, pero eso es otra historia.

«Power Plant» está producido por el propio Hansen y Dirk Schlächter, aunque el sonido está algo más resentido que en su anterior disco y en todo momento apreciamos una falta de potencia que «Somewhere Out In Space» sí gozaba en el momento de su lanzamiento, algo que mejoraron con el lanzamiento de «Blast From The Past» al año siguiente, donde algunos temas adquieren mayor pegada gracias a un buen trabajo de mezcla y masterización.

Y así ponemos fin a este breve artículo en el que repasamos este clásico de los germanos, un disco que a día de hoy sigue sonando fresco y contundente aunque también supondría el fin de una era para Hansen, algo que ya explicaremos en otro momento.

Texto: Mario Marín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.