Esclavos del poder británico: el enorme «Powerslave» de Iron Maiden cumple 35 años

¡Comparte!

Aunque tengamos entre manos un artículo especial recopilando discos importantes que fueron publicados en 1984, no podíamos dejar pasar esta oportunidad de dedicar un artículo íntegro al gran «Powerslave«, el quinto álbum de estudio de los británicos Iron Maiden que vio la luz un lunes 3 de septiembre como hoy en 1984.

1984 fue un año de grandes lanzamientos, mismo año que la NASA puso en órbita el transbordador espacial Discovery, la Unión Soviética y otros trece países deciden no participar en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles y en Barcelona deja de editarse el Diario de Barcelona. Ese mismo año se produjo el boicot soviético de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles dando lugar a la primera edición de los eventos deportivos conocidos como Juegos de la Amistad. Margaret Tatcher y el gobierno británico se reúnen en Chequers con Gorbachov en un intento de abrir un nuevo canal de comunicación entre los posibles candidatos a la presidencia del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Aunque estos últimos datos no tengan mucho que ver con el desarrollo del álbum del que hoy hablamos en cuestión, es importante tener en cuenta parte del trasfondo social y mediático que acontecía en el mundo durante ese año. «Powerslave» contiene algunos temas que están fuertemente influenciados por parte de ese conflicto social que tenía lugar en el planeta durante aquellos años, aunque de eso hablaremos más tarde.

Tras finalizar el «World Piece Tour» en Dortmund el 18 de diciembre de 1983, el quinteto británico decide poner fin a la presentación de «Piece Of Mind» y ponerse a trabajar en su próximo álbum de estudio. Así pues, vuelven a contratar a Martin Birch para que produzca su nuevo disco, productor que ya había trabajado en sus anteriores lanzamientos desde «Killers» (1981) y que produciría todos los discos de Iron Maiden hasta «Fear Of The Dark» (1992).

En su anterior disco, «Piece Of Mind«, habían iniciado el viaje musical al antiguo Egipto con «Revelations«, segundo tema del álbum que ya contenía algunas alusiones a algunos eventos que el ocultista Aleister Crowley habría experimentado durante un viaje a Egipto. La propia banda había visitado las pirámides y se sorprendió de su magnificencia, hecho que sirvió de inspiración para «Powerslave«.

En «Powerslave» encontramos todo tipo de historias que forman parte de la lírica de sus composiciones, algo muy común dentro de la historia de la banda. Aunque Iron Maiden nunca ha ocultado las influencias literarias que han jugado un papel importante en sus composiciones, es un detalle que muchos de sus oyentes desconocen, llegando incluso a componer un álbum conceptual como «Seventh Son Of A Seventh Son«, cuya trama está basada en «El Séptimo Hijo» («Seventh Son», 1987), primer libro de la saga Alvin Maker, de Orson Scott Card (El Juego De Ender, Wyrms).

«Powerslave» tiene un amplio abanico de temáticas a lo largo de los ocho temas que componen el álbum. Entre ellos encontramos «Aces High«, primer single del álbum que cuenta la historia de un piloto británico de la Royal Air Force luchando contra la Luftwaffe alemana durante la Batalla de Inglaterra, en 1940.

«2 Minutes To Midnight» es otro de los temas más conocidos de su quinto álbum, un tema que referencia en varias ocasiones al Reloj Del Apocalipsis, un reloj simbólico que aparece en el «Boletín De Los Científicos Atómicos«, una publicación académica dedicada a temas relacionados con la supervivencia y el desarrollo de la humanidad frente a las amenazas de las armas nucleares, armas de destrucción masiva, cambio climático y enfermedades, entre otros temas de interés. Dicho Reloj alcanzó las 11:58 en septiembre de 1953, cuando los Estados Unidos y la Unión Soviética probaron la bomba atómica con una diferencia de nueve meses entre ellos. Ese fue el momento en que dicho reloj estuvo más cerca de la medianoche.

Si tenemos que hablar de temas épicos en la discografía de Iron Maiden, claramente afirmaría que uno de ellos es «The Duellists«, un tema de puro heavy metal con tintes de metal progresivo que trata sobre unos duelistas que se baten en duelo, algo así como la ópera prima de Sir Ridley Scott protagonizada por Harvey Keitel y Keith Carradine estrenada en 1977. Aunque nunca se ha confirmado que el tema pudiese estar influenciado por la cinta del británico, hay ciertas similitudes en la temática que podríamos asociar a la trama del debut del cineasta que fue premiada como «mejor ópera prima» en el Festival de Cannes el mismo año de su estreno.

Además de los temas antes mencionados, creo que el infravalorado «Flash Of The Blade» debería ser uno de los temas obligatorios en cada uno de sus directos. Un tema de carácter rápido y puro heavy metal que nos recuerda a los tiempos de los espadachines del medievo, un tema recurrente en dicho álbum teniendo en cuenta la temática de «The Duellists«. Quizá el amor del propio Dickinson por la esgrima le llevase a escribir un tema como «Flash Of The Blade«. Para aquellos que anden un poco despistados, queremos recordar que el vocalista pudo haberse unido al equipo de esgrima británico que participó en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, oferta que tuvo que rechazar debido a la gira de presentación de su, entonces, último disco de estudio, «Fear Of The Dark«.

Si bien llevamos varios temas importantes en este artículo, no sería justo dejar fuera a un tema como el poderoso «Powerslave«, que además de bautizar al propio álbum es uno de los más queridos por los seguidores de la doncella. Aquí se sumergieron de lleno en la mitología egipcia para entregar uno de los temas más épicos de toda su carrera, en cuanto a contenido lírico se refiere. Además de estar claramente orientado al metal progresivo que llevan años desarrollando rodeado de su metal más clásico, la banda se regodea en el efectismo con el que componen este tipo de temas, enmascarando un género más transgresor dentro de ese heavy metal de la vieja escuela, pero dejándose ir en todo momento hacia terrenos más rompedores.

Pero un álbum como «Powerslave» no podía cerrar de cualquier forma, así que echaron mano de todo su potencial para parir nada más y nada menos que el «Rime Of The Ancient Mariner«, un tema que durante treinta años tuvo el placer de ser el tema más largo de la doncella hasta que en 2015 fue desbancado por «Empire Of The Clouds«, tema de dieciocho minutos de duración que forma parte de «The Book Of Souls«.

«Rime Of The Ancient Mariner» está inspirada en el poema del mismo título escrito por Samuel Taylor Coleridge y publicado en 1798, aunque la letra del tema reinterpreta algunas de las líneas del propio poema, aprovechando únicamente algunas frases de forma literal. La historia de dicho corte trata acerca de un marino que emprende un largo viaje por la mar, en el que narra las aventuras y desventuras de su protagonista, cuyo nombre jamás es revelado a lo largo de todo el poema.

El álbum se grabó en Compass Point Studios de Nassau (Bahamas) entre Febrero y Junio de 1984, editándose en Septiembre de ese mismo año. Dicho lanzamiento permitió que Iron Maiden se embarcase en la gira más extensa de la banda hasta el momento, el «World Slavery Tour«, que dio comienzo en Varsovia (Polonia) el 9 de agosto de 1984 y finalizó en Irvine (California) el 5 de julio de 1985. Dicha gira sería utilizada para la edición de su seminal doble álbum en directo «Live After Death«, de 1985.

«Powerslave» se puso a la venta a través del sello EMI en Reino Unido, Capitol Records y Sanctuary en todo el mundo y fue lanzado por Columbia en norteamérica. En Estados Unidos fue certificado Disco de Platino tras haber vendido más de 1 millón de copias. En Reino Unido y Alemania fue certificado Disco de Oro tras haber vendido más de cien mil copias, aunque solo fue superado por Canadá, donde ha vendido más de doscientas mil copias hasta la fecha.

Así se cierra el quinto capítulo en la historia de los británicos, una banda que ha hecho historia gracias a grandes discos como este «Powerslave» y todos los que habían lanzado hasta ese momento. Más tarde editarían el infravaloradísimo «Somewhere In Time» de 1986 y el enorme «Seventh Son Of A Seventh Son«, de 1988, aunque ya se empezaría a notar el agotamiento en su siguiente lanzamiento, «No Prayer For The Dying» (1990), poniendo remedio con el icónico «Fear Of The Dark» en 1992.

Aunque actualmente es una banda que no me produce gran interés, sigo amando su primera etapa como banda y es imposible no derramar una lágrima cuando hablo de la doncella de hierro, una banda que me ha acompañado desde que vine al mundo y que me marcó en directo a mis siete años de edad, acompañados de Entombed y Spiritual Beggars. Algunos de vosotros sabréis de qué gira hablo.

Texto: Mario Marín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.