Nosotros Y Ellos: «Us + Them», la nueva película de Roger Waters

¡Comparte!

El término que acuña el genio y visionario Roger Waters que da nombre a la nueva producción cinematográfica que se estrenó la pasada semana en los cines de toda la península es, posiblemente, el que mejor refleja la dividida e injusta sociedad en la que vivimos y, sin lugar a dudas, el plato principal de su nuevo producto con el que nos ha sorprendido este año, habiendo finalizado el tour mundial de mismo nombre con el que ha recorrido todo el globo durante año y medio presentando «Is This the Life We Really Want?» (2017), su nuevo trabajo de estudio, llegando a ofrecer un total de 157 shows a lo largo de todo el mundo.

Así se resumía la sinopsis de la cinta a través de las redes:

«Roger Waters, cofundador, fuerza creativa y compositor de Pink Floyd, presenta su esperadísima película: Us + Them. Nos encontramos ante un acontecimiento cinematográfico imprescindible, con una producción visual de última generación y un sonido asombroso. La película se rodó en Ámsterdam durante la parte europea de su gira Us +Them, entre los años 2017 y 2018, en la que Waters actuó ante más de dos millones de personas de todo el mundo, e incluye canciones de sus legendarios álbumes con Pink Floyd (The Dark Side of the Moon, The Wall, Animals, Wish You Were Here), así como de su último lanzamiento, Is This The Life We Really Want? Waters colabora de nuevo con Sean Evans, el visionario director de la aclamada producción Rogers Waters: The Wall, para crear una obra pionera y rebosante de creatividad, que inspira a los espectadores con la fuerza de su música y de su mensaje sobre los derechos humanos, la libertad y el amor.«

Ya con la cabeza en su sitio y habiendo enfriado un poco más las ideas, me dispongo a analizar, en medida de lo posible, todo el universo que representa esta nueva puesta en escena que el gran Sean Evans ha podido enmarcar de forma magistral en esta nueva aventura ideada por Waters. El propio Evans fue el encargado de acompañar al músico durante su anterior gira en la que repasaba el atemporal «The Wall«, aunque allí se encargaba de ayudar al propio Waters, que dirigía la cinta.

Dejando a un lado la personalidad de una figura como Waters — que sin comerlo ni beberlo se convirtió en el centro de una revolución musical a finales de los años sesenta gracias a su visión futurista de la música y a sus tres compañeros de fatigas Syd Barrett, Rick Wright, Nick Mason y más tarde David Gilmour — aquí consigue reunir la genialidad de la música que ha creado durante sus más de cincuenta y cinco años de carrera como músico y su singular punto de vista sobre la vida y la humanidad, un punto de vista crítico y directo que muchos debiéramos compartir si apreciáramos la condición humana y abrazáramos el lado más propiamente humano de nuestra existencia.

Una de las grandísimas virtudes de la cinta, sin entrar en la propia dirección, es la forma tan sutil con la que se introduce el tema humanitario y el mensaje catastrófico de nuestra sociedad que se incrusta de lleno en la música, aportando una profundidad más definida y directa.

Si hay algo que ha caracterizado la música de Pink Floyd desde sus inicios ha sido la diversidad de universos que consiguen reunir en cada uno de sus temas y dar forma a cada uno de ellos para ofrecer una pieza sólida y definida como producto final, aunque aquí se haya llevado a terrenos más mundanos. Pero es ese momento en que uno se da cuenta de todos los problemas que arrastra nuestra sociedad y que lleva arrastrando desde hace más de cuarenta años, cuando Pink Floyd ya trataba todos estos conflictos morales y sociales en discos tan pivotales como «The Dark Side Of The Moon«, «Meddle«, «The Wall» o «Animals«.

Habiendo asistido a una de las dos noches que ofreció el músico en Barcelona el pasado año durante su «Us + Them Tour«, y habiendo sido partícipe de aquella magnífica velada, era imposible no derramar una lágrima revisionando parte del mensaje que nos hizo vivir en la ciudad condal unos meses atrás. Pero no se trata de la forma física a la hora de presenciar un acto como este, sino de la mística que acompaña y rodea a un acontencimiento como el que Waters y el resto de integrantes son capaces de idear y plasmar sobre un escenario.

He leído por ahí alguna crítica acerca del directo de Waters, poniendo especial énfasis en que el músico echa mano de las composiciones de Pink Floyd para ofrecer una burda recreación de su magnificencia cuyo resultado final no deja de ser más que un tributo insulso y pretencioso de un hombre mayor que vive de las rentas del pasado. No comparto esta opinión en absoluto, e imagino que el hecho de haber podido vibrar con estos temas en directo ayudan a la hora de visualizar el documental, pero quiero añadir que no solo son capaces de recrear el universo de Pink Floyd sin sus miembros originales, sino que son capaces de ir más allá manteniendo siempre el espíritu y mostrando un respeto sin igual hacia la música a la que dan forma.

El tracklist es prácticamente idéntico al que interpretaron durante toda la gira, dejando fuera únicamente algunos temas que no formaban parte del setlist original y que funcionaban a modo de encore tras acabar con «Brain Damage» y «Eclipse«, ambos de «The Dark Side Of The Moon«. «Mother» y «Comfortably Numb» fueron los dos temas que se quedaron fuera del setlist, que se echa bastante en falta pese al espectacular final de la cinta que recoge el momento en que los láseres y el humo recrean la icónica pirámide que da vida a la portada de «The Dark Side Of The Moon«.

La dirección, aunque a veces sea algo tosca y fría, sabe encajar perfectamente algunos de los momentos más importantes de toda la gira y, sin duda alguna, logra transmitir gran parte de lo que pudimos vivir en la gira. Los mensajes, la fusión de los vídeos promocionales y la transición de los músicos entre unos y otros es sublime.

La actuación como tal dura 135 minutos aproximadamente, aunque tras el pase pudimos disfrutar de otros treinta minutos de metraje eliminado y escenas tras las cámaras, donde podemos ver al músico preparándose antes de los conciertos y a los niños que participan en «Another Brick In The Wall (Part II)«.

Si no pudisteis verla en cines durante su escueta e inadvertida proyección, recomiendo encarecidamente que os hagáis con una copia física cuando se estrene en formato doméstico para poder vibrar con uno de los mejores directos que un servidor haya podido disfrutar a lo largo de su vida, no miento.

Setlist «Us + Them«:

Speak To Me
Breathe
One Of These Days
Time
The Great Gig In The Sky
Welcome To The Machine
When We Were Young
Déjà Vu
The Last Refugee
Picture That
Wish You Were Here
The Happiest Days Of Our Lives
Another Brick In The Wall (Parts II & III)
Dogs
Pigs (Three Different Ones)
Money
Us And Them
Smell The Roses
Brain Damage
Eclipse

Texto: Mario Marín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.