Toxic Holocaust: «Primal Future: 2019» (2019)

¡Comparte!

Este 2019 nos está regalando grandísimos lanzamientos, como es el caso de este «Primal Future: 2019» que nos trae Joel Grind bajo el brazo, uno de esos discos que puedes escuchar una vez detrás de otra sin cansarte.

Tras haber debutado en estudio con el prominente «Evil Never Dies» (2003), habiendo mejorado aún más la fórmula en «Hell On Earth» (2005) y deleitándonos unos años más tarde con el genial «An Overdose Of Death…» (2008), el multi-instrumentista decide centrarse en los próximos lanzamientos de Toxic Holocaust buscando una formación y dejando de hacerse cargo él mismo de todos los instrumentos, momento en que Philthy Gnaast (bajista) y Nikki Bellmore (batería) pasan a formar parte de Toxic Holocaust como trío.

Sus dos siguiente lanzamientos, aunque notables y con un gran trabajo detrás de cada uno de ellos, se desvían de la fórmula inicial de Toxic Holocaust y, pese a ser grandes lanzamientos, se antojan algo menores a los que habían lanzado anteriormente. Con «Chemistry Of Consciousness» (2013) siguen manteniendo el espíritu pese a darle una vuelta de tuerca a su sonido, pero no es hasta «Conjure And Command» (2011) que la banda se desvía totalmente del camino para ofrecernos una mezcla de black/thrash muy efectiva pero que poco recuerda a los orígenes de la propia banda.

Ocho años después de su último álbum de estudio y habiendo lanzado únicamente los singles «Life Is A Lie» y «Max Overload» durante estos años, Grind regresa a las andadas como único integrante de la banda y tomando las riendas del thrash/speed con toques black que empezó hace 20 años.

La primera impresión es muy buena, habiendo regresado a su logo original como podemos apreciar en la portada del álbum, obra de Steve Crisp (Nightly Gale, Incubus, Benediction). La carátula de este disco es la más llamativa de su discografía, incorporando elementos de synthwave y estilo retro con cierto aroma al thrash metal europeo de mediados de los ochenta.

No analizaremos cada uno de los temas porque, no nos engañemos, el álbum no destaca precisamente por la variedad de temas o géneros que combina. Aquí tenemos la misma fórmula en los diez temas que componen este álbum de escasos cuarenta minutos de duración total.

«Chemical Warlords«, tema que abre el álbum, es pura dinamita. Además de haber sido escogido el primer y único single promocional de «Primal Future: 2019» es un corte que resume a la perfección la filosofía de una banda como Toxic Holocaust. La producción es bastante clásica, recuerda muchísimo a los discos thrash de los ochenta, punto a favor para Grind.

Ya de entrada nos encontramos con una buena oleada de influencias, en mayor o menor medida, pero siempre presentes en las composiciones del músico. Tenemos para escoger, desde los Tank de Algy Ward hasta los Sodom de «Outbreak Of Evil«, pasando por los primeros lanzamientos de Motörhead y sobre todo, la alargada sombra de Venom en cada uno de los temas del álbum.

En temas como «Iron Cage» o «Black Out The Code» se muestra el lado más desenfadado de Toxic Holocaust, aunque es inevitable pensar en los lanzamientos de Cronos en solitario, tras haber abandonado las filas de Venom, con esos riffs más rápidos y claramente influenciados por el power metal alemán de comienzos de los noventa, pero más revolucionados y con más mala baba.

Sin duda, uno de los más interesantes de todo el álbum es «Cybernetic War«, con la que cierran este estupendo álbum. Aquí se nivelan las revoluciones del resto del álbum para centrarse en el heavy metal más clásico, con ese toque de black metal que tanto parece gustarle a Grind. Además, es el corte más extenso de todo el álbum y en el que más se llega a desarrollar la acción, con su respectivo solo de guitarra y un estribillo más pegadizo.

Si por el contrario queremos algo más de rabia y pegada, podemos tirar por «Controlled By Fear» y «Deafened By The Roar«, dos temas rápidos y contundentes con los que podremos pisar a fondo el acelerados a altas horas de la noche — cosa que no os recomiendo.

Y hasta aquí podemos analizar el nuevo lanzamiento de Toxic Holocaust, un disco que entra solo y que contentará a los seguidores más sencillos que solo buscan pasar un buen rato y pinchar un disco con el volumen a tope. No suelo poner notas numéricas a los lanzamientos, y este no será una excepción, pero le casco un notable alto por su regreso a las andadas después de un buen puñado de años en la sombra y por seguir en la brecha con el metal cafre que tanto me gusta ¡Aguante Toxic Holocaust!

Tracklist «Primal Future«:

01 – Chemical Warlords
02 – Black Out The Code
03 – New World Beyond
04 – Deafened By The Roar
05 – Time’s Edge
06 – Primal Future
07 – Iron Cage
08 – Controlled By Fear
09 – Aftermath
10 – Cybernetic War

Texto: Mario Marín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.