La Simetría Del Destino: Celebramos el 30º aniversario de «Perfect Symmetry» de Fates Warning

¡Comparte!

La historia de Fates Warning es esa que ya hemos escuchado en muchas ocasiones y que, sin duda alguna, merece la pena rememorarla de vez en cuando. Es cierto que el metal progresivo siempre ha sido un género enfocado a paladares más finos y exigentes, pero por uno u otro motivo, el quinteto de Connecticut nunca ha gozado del éxito que merece pese a haber sabido mantenerse fiel a lo largo de su carrera.

Llevan en activo desde 1982 y hasta la fecha han publicado doce álbumes de estudio, algunos de ellos más interesantes que otros — como sucede con todas las bandas — pero siempre manteniendo un mínimo de calidad y aportando cierta originalidad a su música sin apartarse de su sonido y nunca repitiendo una misma fórmula.

En 1989, tras haber editado el celebérrimo «No Exit» — mi álbum favorito de toda su discografía — y después de haber girado con Sanctuary y con los desaparecidos Dead On, entran en los Carriage House Studios de Connecticut para grabar el que será su quinto disco de estudio y uno de los discos más destacables por la nueva dirección en la que se movería la banda a partir de ese momento.

Aunque Fates Warning ya había tanteado terrenos bastante progresivos durante sus primeros discos de estudio, como es el caso de «The Spectre Within» y «Awaken The Guardian«, en «No Exit» se alejarían un poco de ese sonido. Quizá el fichaje del joven y desconocido Ray Alder como substituto de John Arch propiciara el cambio de género y la banda se acercase más al heavy metal clásico que al progresivo que ya habían estado tanteando anteriormente, pero en «Perfect Symmetry» parece que saben hacia dónde quieren llevar la banda y regresan a sus orígenes.

El álbum abre con «Part Of The Machine«, un tema en el que ya vemos el camino que inicia la banda en su quinto disco de estudio y que difiere bastante de lo que ya habían hecho anteriormente, sobre todo si tenemos en cuenta la forma en la que arranca su trabajo más reciente hasta ese momento, «No Exit«. Aquí abrazan por completo el metal progresivo de forma cruda y le dan forma desde sus propios cimientos, obviando por completo la primera época de su trayectoria y dejando lugar únicamente a la exploración musical que la propia banda necesitaba en esos momentos.

«Through Different Eyes» es un tema que a día de hoy sigue erizándome el vello por más veces que la escuche. Sin duda, además de ser una de mis baladas favoritas, es un tema redondo y perfecto en el que se dejan llevar por la pasión de su música y que crece en el interior de toda persona que sea capaz de sentarse a escucharla con el corazón en la mano. Alder sobresale por encima del resto de músicos, que no se quedan cortos.

En «Static Acts» encontramos reminiscencias de algunos tiempos pasados, con el uso de unas guitarras de corte más clásico pero con ciertos aires de un metal progresivo disfrazado de heavy metal. No nos engañemos, aquí hay mucha tela que cortar si nos ponemos a analizar el pasado de la banda y no terminaríamos nunca. Fates Warning ya venía moldeando el metal progresivo desde sus inicios, mucho antes que los propios Dream Theater y a la par que lo hizo Queensrÿche, otro de los gigantes del metal progresivo.

«A World Apart» se abre ante nosotros como una obra teatral de tragedia y puro dramatismo, sin dejar paso a un atisbo de luz en sus escasos cinco minutos de duración, en la que nos presentan un escenario bastante desolador y desalentador, con la melancolía que ya habíamos visto en «Through Different Eyes«, pero esta vez de un modo más oscuro y demencial.

Con «At Fate’s Hand» exploran algunas rarezas en su sonido en un tema prácticamente instrumental de casi siete minutos de duración, en el que van incorporando algunos teclados y otras melodías bastante curiosas, además del uso que se hace a algunas escalas algo incomprensibles y alucinantes, más aún si hablamos de un género que estaba empezando a nacer prácticamente en ese entonces. Y de golpe llega «The Arena«, más movida y entretenida, claramente influenciada por la magistral «Shades Of Heavenly Death» de No Exit, un tema en el que ya empezaron a explorar algunos recovecos de carácter más progresivo pero manteniendo ese sonido a la vez tradicional.

La parte final del álbum es quizá la más arevida, con «Chasing Time» y «Nothing Left To Say» como protagonistas de la obra. La primera es una pseudo-balada muy tranquila en la que se incorporan algunas guitarras acústicas y otros elementos de viento y cuerda que dan profundidad a la obra para llevarnos finalmente a la directa y oscura «Nothing Left To Say«, un tema de casi ocho minutos en el que exploran todas las facetas de la banda e incluyen un poco de cada uno de sus anteriores trabajos, recordando a partes iguales a trabajos como «Night Ön Brocken«, «Awaken The Guardian«, No Exit» o «The Spectre Within«, pero fusionando todo ese contenido con algunos nuevos sonidos que han trabajado en «Perfect Symmetry«.

«Nothing Left To Say» es el claro ejemplo, como sucede con otros grandes trabajos del género – Véase «Operation: Mindcrime» de Queensrÿche o «Images And Words» de Dream Theater – en los que se incluye un tema bastante más extenso como cierre del álbum y que es capaz de sintetizar la grandeza de la banda en un único corte.

Con «Perfect Symmetry» lograron introducir el metal progresivo en sus filas y dejar de lado el heavy metal más clásico para ahondar en un género del que serían partícipes a lo largo de su trayectoria, que daría lugar a auténticas obras de arte como «Parallels» (1991) o «A Pleasant Shade Of Gray» (1997), pero esa es otra historia.

Texto: Mario Marín.


Ray Alder, vocalista de Fates Warning, ha editado recientemente «What The Water Wants«, su debut en solitario cuya reseña podéis leer a continuación:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.