Esclavos del Dolor: Rescatamos «Beneath The Remains», el clásico atemporal de Sepultura que cumple 30 años

¡Comparte!

«Quien tenga el valor y la perseverancia necesarios para pasarse la vida escudriñando las tinieblas, también será el primero que reconozca el despuntar de la aurora.» de Dmitry Glukhovsky («Metro 2033»).

Max e Igor Cavalera no podían imaginar lo que se llevaban entre manos en 1984 cuando decidieron poner en marcha un proyecto musical a sus escasos 14 y 15 años, respectivamente. Los hermanos sufrieron algunos problemas personales, hecho que les llevó a dejar los estudios para querer centrarse por completo en su música tras descubrir el cuarto álbum de Led Zeppelin y el debut de Black Sabbath en la colección de álbumes de su padre, que había fallecido poco antes. Aquellos dos lanzamientos marcarían de por vida a los jóvenes Cavalera que, junto al vocalista Wagner Lamounier – fundador de Sarcófago – y al bajista Paulo Jr. engendrarían la primera formación de Sepultura.

En 1985, sin haber alcanzado la mayoría de edad, publicaron su primer EP, un mítico «Bestial Devastation» con el que empezaron a despuntar en la escena, pero no fue hasta la publicación de su debut, «Morbid Visions» (1986), que la banda no empezó a recibir la atención que se merecía. Jairo Guedz se había unido a la banda poco después de la marcha de Lamounier como guitarrista líder y Max se había hecho cargo de las voces además de la guitarra rítmica.

Su debut, en el que el propio Cavalera admite que descuidaron el sonido de las guitarras, es un álbum de puro black/death con toques thrash en el que destaca «Troops Of Doom«, uno de los temas favoritos de sus seguidores y, bajo mi punto de vista, uno de los temas más icónicos de toda su carrera.

Guedz abandonó las filas de Sepultura poco después y fue entonces cuando Andreas Kisser pasó a ocupar su lugar, un puesto que mantiene en la actualidad. Con la formación «clásica» establecida se pusieron en marcha y publicaron su segundo lanzamiento, «Schizophrenia» (1987), un álbum en el que mostraban su lado más cafre pero a la vez orientando su sonido hacia el thrash que empezaba a despuntar en Europa central y norteamérica.

Durante 1987 y 1988 fueron degustando los escenarios de São Paulo y Manaus, entre otros, durante su Green Hell Tour, que rápidamente se les quedó pequeño. Fue entonces cuando entran en el estudio Nas Nuvens de Rio De Janeiro para grabar el que sería su tercer disco de estudio y, hasta la fecha, uno de los más agresivos a los que se enfrentara el cuarteto hasta ese momento.

La propia banda admite que fue muy duro grabar en Rio De Janeiro debido a la pobreza que asolaba las calles en aquella época, algo que podéis corroborar si echáis un vistazo al magistral directo «Under Siege«, primer directo de la banda publicado en 1991 que recoge una actuación de su «European Tour 1991» en la Sala Zeleste de Barcelona, actual Razzmatazz. La propia banda admite que las pocas horas que pasaban fuera del estudio en aquel momento las vivían dentro del hotel ya que era bastante complicado salir al exterior, siendo brasileños incluso.

El álbum se grabó en tan solo trece días, habiendo entrado al estudio el 15 de diciembre de 1988 y abandonándolo el 28 de diciembre. Monte Connor, con el que estuvieron un buen tiempo mosqueados después de lanzar el álbum, se encargó de la producción ejecutiva. De la masterización se encargó Mike Fuller y la mezcla se llevó a cabo entre Max Cavalera y Tom Morris en los Morrisound Studios, uno de los más conocidos en la escena extrema por haber acogido a una incontable cantidad de bandas como Deicide, Atheist, Iced Earth, Demolition Hammer, Morbid Angel o Napalm Death.

La portada que se iba a utilizar inicialmente era «Bloodcurdling Tales Of Horror And The Macabre«, de Michael Whelan, una portada que el propio Igor llegó a tatuarse en el brazo. Pero fue Roadrunner Records quien convenció a la banda que deberían utilizar en su lugar «Nightmare In Red«, del mismo Whelan, a lo que la banda accedió. Poco después fue Monte Connor, productor ejecutivo del álbum, quien enviaría la conocida «Bloodcurdling Tales Of Horror And The Macabre» a Obituary para que fuese empleada como portada de «Cause Of Death» (1990), motivo por el que Igor estuvo muchos años disgustado con el productor.

El álbum vio la luz oficialmente el 7 de abril de 1989 a través del sello Roadrunner Records con 9 temas, cuatro en la primera cara y cinco en la segunda cara del elepé. De esas sesiones de grabación se recuperó más tarde «A Hora A A Vez Do Cabelo Nascer«, una versión de Os Mutantes que sería incluida en la reedición en CD de 1997 y que se ha incluido en todas las ediciones posteriores.

«Beneath The Remains» es un álbum sucio y oscuro en el que predomina mayoritariamente una cantidad exagerada de thrash metal rabioso y beligerante con el que nos hacían descubrir una nueva faceta, algo que se estaba gestando en el seno del cuarteto brasileño y que vería la luz en temas como la homónima «Beneath The Remains» o la seminal «Slaves Of Pain«, dos de los temas claves del álbum que resumen a la perfección el sonido de una banda que en ese momento se estaba descubriendo a sí misma y que abría la puerta a una nueva dimensión de caos, ira y terror.

Los hermanos Cavalera se han caracterizado siempre por su lado rudo e innovador, dos locos muy cuerdos que han sabido mantener la cabeza en su lugar por mucho que pasen los años y que saben qué es lo que el público quiere. Siempre recordaré la primera vez que leí una pequeña anécdota que habían explicado hace muchos años en «Metal Hammer»:

«Íbamos a un lugar llamado Woodstock en São Paulo que vendía cassettes a bajo precio. Compraríamos un montón de esos, bandas como Kreator, Celtic Frost, Bathory y Exodus. Recuerdo a mi primo, que quería que fuera «normal», ofreciéndome comprarme una copia de Ride The Lightning si me cortaba el pelo. Acepté eso: el cabello volvería a crecer, ¿verdad?«.

Metal Hammer Presents… Thrash.

Con «Beneath The Remains» estaban a punto de tocar el cielo gracias a un disco prácticamente perfecto, aunque para mi gusto sentarían cátedra con el sublime «Arise» (1991). A día de hoy me siguen pareciendo dos obras que se complementan, como si de un álbum doble hablásemos. Temas como «Mass Hypnosis» o «Inner Self» forman parte de mi día a día y no podría imaginar el thrash metal a día de hoy sin la existencia de Sepultura. Las bases que llegaron a sentar los de Belo Horizonte nunca serían superadas por otro álbum de semejantes características, aunque podría decir que Demolition Hammer es la única banda que ha llegado a igualar el thrash que aquí se había parido en el puto infierno con los excelentes «Tortured Existence» (1990) y «Epidemic Of Violence» (1992).

Unas de las letras más brutales de todo el álbum las encontramos en «Stronger Than Hate«, un tema cuyas letras fueron escritas precisamente por Kelly Shaefer, vocalista, guitarrista y líder de Atheist, una de las bandas más grandes del death metal estadounidense. Uno de los fragmentos del tema más osscuros dice algo tal que así: «I stand above the remains, my vengeance I have regained. I don’t know what lies on the floor, I won’t be locked anymore. Standing here, I’ve lost all faith. I have no social equality, to live again would be a lie. My life is not worth the pain.«, que vendría a traducirse de la siguiente forma: «Me mantengo en pie sobre mis restos, he recuperado mi venganza. No sé qué yace en el suelo pero ya no continuaré encerrado. De pie aquí, he perdido toda la fe. No tengo igualdad social, vivir de nuevo sería una mentira… Mi vida no vale la pena.«. Sin duda, es un tema de los más nihilistas que encontramos en el álbum y de los que más rabia logran transmitir, de esos que te apetece escuchar cuando vuelves cabreado del curro, te ha dejado tu novia y el sol no aparece por ningún lado.

La carrera de Sepultura no hizo más que mejorar con su siguiente lanzamiento, «Arise» (1991), disco que les abrió las puertas a su primera gira europea con la que aterrizaron por primera vez en la península. Desde ese momento ya nada fue igual. «Chaos A.D.» (1993) vería la luz un par de años después y aquí ya empezaría el cambio a otro metal más moderno, dejando de lado el sonido cafre y sucio que habían conseguido en «Beneath The Remains» para sucumbir finalmente al nu metal que crecía entre las nuevas oleadas de metaleros agobiados de grunge y que se vería reflejado de forma negativa en un «Roots» (1996) de gran éxito comercial pero de poco valor musical para los que venían de una abarrotada Sala Zeleste unos años atrás. Los cinturones de balas quedaron a un lado, los pantalones elásticos fueron substituidos por bermudas de Brasil y el look macarra a lo Mille Petrozza con el pelo cubriendo la cara de Cavalera fue despojado de su trono por las rastas de una época más progresista y a la vez transgresora.

Nunca llegué a subirme a ese carro, para mí la carrera de Sepultura quedó completamente sepultada con el regular «Chaos A.D.» que a día de hoy me sigue llamando la atención por tres o cuatro temas bastante decentes que tiene, aunque mi atención se desvía hacia el enorme «Point Blank» con el que debutaba Nailbomb poco después, ese breve proyecto en el que Max Cavalera volcaba su ira y que captura a la perfección el directo «Proud To Commit Commercial Suicide«, único álbum en vivo de este interesante proyecto.

Max Cavalera decide abandonar Sepultura en 1996 poco después de que su hijastro falleciese en un accidente de coche, cuando sus compañeros de banda deciden despedir a su manager — y esposa de Max — debido a que le estaba prestando demasiada atención al líder de Sepultura y no estaba realizando bien su trabajo. Max continuó más tarde con Soulfly componiendo nuevos temas con un toque más religioso y espiritual. Igor Cavalera abandonaría la banda en 2006 tras el nacimiento de su cuarto hijo. Pero eso es otra historia.

Texto: Mario Marín.


Recientemente se han reunido Max e Igor para interpretar temas de «Arise» y «Beneath The Remains» coincidiendo con el trigésimo aniversario del que hoy reseñamos, una gira que llegará a Oviedo y Madrid en noviembre de este mismo año. Route Resurrection se encarga de la gira en nuestro país.

Podéis consultar los detalles a continuación:

Viernes 29 de noviembre – Otero Brutal Fest (Oviedo)
Entradas anticipadas: 25€ más gastos.
Venta de entradas: Otero Brutal Fest.

Sábado 30 de noviembre – Sala Mitty Cats (Madrid)
Entradas anticipadas: 28€ más gastos.
Venta de entradas: Resurrection Fest.

Así se anunció la gira a través de las redes:

«Tras la exitosa gira de su disco “Roots”, los hermanos Cavalera, leyenda viva del metal, vuelven a España para realizar dos fechas exclusivas en las que presentarán su espectáculo “Return Beneath Arise”, en el cual tocarán su disco “Beneath The Remains” por su 30º aniversario y el “Arise”, siguiente álbum en la carrera de Sepultura y uno de los más míticos. Será una oportunidad única de revivir una época dorada del thrash metal de los brasileños y que sólo podrá disfrutarse en dos fechas:

Las entradas están a la venta ya en nuestra web y en la del festival. Recordad que la anterior gira agotó todas sus entradas en grandes salas y otros conciertos de la gira europeo agotaron entradas incluso el mismo día, ¡así que no esperéis para pillarlas! Nos vemos allí.»

http://www.resurrectionfest.es/route/max-iggor-cavalera-return-beneath-arise-tour-2019/

Las entradas se pueden adquirir a través de la web de Resurrection Fest y a través de la web oficial de Otero Brutal Fest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.