Temas Imprescindibles: «Desperate Remedies» de Xentrix

¡Comparte!

Xentrix

En esta ocasión, he elegido un tema de Xentrix. Es curioso, pero la primera vez que los escuché, fue porque compré un álbum cuya portada me llamó la atención. Dicho álbum estaba muy cerca de discos de Megadeth, Metallica, Slayer, Exodus, Possessed, Destruction…, y pensé que nada podía salir mal. Y así fue: el álbum que adquirí me gustó, y no sólo eso, sino que con el tiempo me ha ido gustando más y más hasta tal punto de considerarlo como uno de mis básicos del thrash metal.

En Diciembre de 1990, tras haber estado abriendo en directo para Testament durante ese año, la banda compuesta por Chris Astley (voz y guitarra rítmica), Kristian Havard (guitarra solista), Paul Mackenzie (bajo) y Dennis Gasser, graban el álbum «For Whose Advantage?», que cuenta con una gran lista de buenos temas, con sonido a thrash clásico por los cuatro costados.

Para ser un cuarteto inglés formado en Preston (Lancashire) seis años antes, Xentrix daban el pego como para poder encajar en un cartel «Bay Area», y compartirlo con bandas como Vengeance Rising, Anthrax y Lääz Rockit (en una gran noche californiana plagada de metalheads deseosos de practicar headbanging como si no hubiera un mañana, naturalmente).

La portada de «For Whose Advantage?», es irónica y divertida, e incluso diría que satírica en términos literarios. En ella, aparece un hombre trajeado con una zona financiera a sus espaldas; el caballero, que porta traje y corbata, luce una sonrisa blanco nuclear y en sus gafas se refleja un mundo contrario al que tiene detrás. Como digo, él está delante de unos edificios donde se manejan el dinero y el poder, en el centro de una gran ciudad, pero el reflejo en sus lupos muestra una especie de desierto bajo un cielo incandescente.

El tipo en cuestión, muestra la palma de sus manos y, en ellas, hay serigrafiados (o tatuados) billetes de dinero inglés (la libra en este caso, pues lo mismo hubiese ocurrido con el dólar o el euro, es el motivo de toda la parafernalia de vestimenta adecuada, pelo engominado y dientes relucientes que te dan la «bienvenida» a su mundillo, sin importar ese otro mundillo que arde).

«Desperate Remedies», es el séptimo tema del álbum, y comienza con una leve ventisca, unos pies cuyos pasos parecen aplastar unas hojas endurecidas en el otoño y un «toc-toc» de quien parece llegar a una casa, o en un momento dado a un local de ensayo (esto último puede sonar a broma pero justo después de abrirse la puerta, se escucha la música de Xetrix poco nítida, como de fondo). Llegamos al medio minuto de canción y entra la tralla despiadada, clásica, con una tormenta perfecta de guitarras, bajo y batería que no deceleran hasta segundos antes de entrar la voz de Astley (quien compuso la letra del tema).

A partir de ahí van alternando velocidades, plasmando un thash metal demoledor, un tanto macarra e impecable al mismo tiempo en su resultado (no es increíble esa fusión, es sencillamente cierta). El tema no llega a cinco minutos y no tiene ese tipo de solo que busca ser rapidísimo porque la rítmica que lo rodea sí lo es. Es un solo melódico, completamente hard heavy dentro de un disco de auténtico thrash metal ochentero grabado a principios de los 90. No es increíble, es sencillamente cierto.

Centrándonos en la temática, unos remedios desesperados nos llevan a una pregunta ineludible: ¿estamos ante una causa que merece la pena o nos enfrentamos a un genocidio? Lejos de la balanza que implica justicia, no hay comprensión ni alguien que dedique un poco de atención a quien grita desesperadamente.

Antes hablaba de la portada…, pues fijaos en lo siguiente: la competencia (porque el tipo de la portada es competente) no es excusa para la ignorancia (y el tipo de la portada se pasa por el forro la vida de otras personas y se toma libertades que carecen de ética). Metafórica y literalmente, los ojos de muchos inocentes se cierran ante actitudes indiscriminadas de verdaderos buitres de los negocios. Este tema está tratado con crudeza y al mismo tiempo sin alardes de exagerar nada.

Texto: Jorge Loarte.

No olvidéis seguir toda la actividad de la banda en su Facebook oficial.

Deja un comentario

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.
A %d blogueros les gusta esto: