Temas Imprescindibles: «Red Rum» de Lizzy Borden

¡Comparte!

Lizzy Borden

Los californianos Lizzy Borden seguro que deben ser seguidores del Resplandor y del mundo del terror. Al fin y al cabo, tomaron su nombre a partir de una famosa asesina que, supuestamente, se cargó a hachazos a su padre y su madrastra en 1982. Si bien en sus geniales Visual Lies y Master of Disguise, su metal americano está muy influenciado por el glam metal contemporáneo, su sonido empezó siendo mucho más directo. Tanto en su EP debut Give ‘Em the Axe, como en su brillante primer disco de larga duración, Love you to Pieces, su propuesta tenía muchos tintes de speed metal. Podemos encontrar ejemplos de esta clara apuesta por la velocidad tanto la frenética Godiva, como en Red Rum, tema que es un claro homenaje a la obra de Stephen King.

Debo avisaros que los siguientes párrafos contienen SPOILERS por un tubo, así que recomiendo no leerlos en el caso de que todavía no hayáis visto la maravillosa película de Stanley Kubrick. Para empezar, el título hace referencia a la tenebrosa palabra que el pequeño Danny escribe con pintalabios rojo como si fuera sangre, en la puerta de la habitación en la que duerme con su madre, cuando es poseído por su alter ego Tony.

Los guiños no terminan aquí, ya que la composición inicia con la mítica frase “All work and no play, makes Jack a dull boy”. Es lo que escribe de manera repetida Jack Torrance, interpretado a la perfección por un enorme Jack Nicholson, en su máquina de escribir. Es en ese preciso momento, cuando Wendy se da cuenta de la profunda locura que sufre su marido, como consecuencia de su aislamiento en el fantasmagórico Hotel Overlook.

Por último, en el coro se nos habla también de la perturbadora habitación 237. En la cinta vemos como Jack entra en la habitación, como si estuviera hipnotizado, para encontrarse en el baño a una joven hermosa desnuda. Tras besarla, se da cuenta como en realidad se trata del cadáver putrefacto de una persona anciana, que fue asesinada en ésa misma bañera muchos años atrás.

En cuanto a la estructura instrumental del tema, deciros que es un auténtico trallazo del mejor heavy/speed de la vieja escuela, con unos coros pegadizos que cantaremos encantados. Empieza amenazador con la batería de Joey Scott Harges y un riff de guitarra sensacional, hasta que la adictiva voz de Lizzy entra en escena triunfante. Mención especial para el trabajo en las guitarras de Gene Allen y Tony Matuzak.

Deja un comentario

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.
A %d blogueros les gusta esto: