El hechizero omnipotente: homenaje a Mark «The Shark» Shelton de Manilla Road, la espada del metal épico

¡Comparte!

Mark Shelton Manilla Road

Hace dos años nos dejó tristemente el enorme Mark «The Shark» Shelton, la figura más imprescindible para entender el metal épico americano, víctima de un golpe de calor. Todos los grupos cuya propuesta musical se enmarca en este prolífico subgénero, han bebido de una manera o otra del legado de su banda, los irrepetibles Manilla Road. Su brillante carrera musical abarca más de cuatro décadas, habiendo colaborado con músicos de la talla de David Chastain. Como en Manners of Hate le tenemos un cariño muy especial a nuestro guerrero, hemos querido homenajearlo haciendo un repaso a nuestros diez temas favoritos. En este artículo he contado con la colaboración de mi amigo Marc Paradell de Maxmetal, que se ha encargado de hablarnos sobre cinco de estas magníficas canciones.

Necropolis – Crystal Logic (1983)

Necropolis es, sin lugar a dudas, el tema más emblemático de Manilla Road. Nos situamos en el álbum Crystal logic (1983), en el cual la banda de Wichita perfila su sonido hacia lo que ahora conocemos como “heavy metal épico”. Necropolis es una de las canciones que mejor define esta vertiente musical. Épica, batallera y acompañada de una letra verdaderamente compleja (gran nivel poético el que se gastó aquí Mark Shelton). Todo un himno que jamás fallaba en directo.

The Veils of Negative Existence – Crystal Logic (1983)

The Veils of Negative Existence es, quizás, mi tema favorito del sensacional álbum que definió el sonido característico de la banda. Me encanta como te hace sentir en primera persona la encarnizada lucha eterna entre la luz del protagonista y las hordas de la oscuridad. La atmósfera que crea es apabullante. El coro es absolutamente memorable, de los más icónicos que parió el bueno de Shelton.

«I will never put my sword down
I will never run away
In The Veils of Negative Existence
I am the master here to stay
«.

El cambio de ritmo que se produce antes del párrafo final, realza la atemporalidad de esta enorme composición. Vemos otra referencia al Rey Arturo, con la legendaria Excalibur acompañando a nuestro héroe en su periplo.

Road of Kings – Open the Gates (1984)

Road of Kings se alza como otro de los grandes himnos de Manilla Road, uno de los temas que definen el ABC de su único sonido y que no podía faltar en ninguna actuación en directo de los de Wichita. Majestuosa de principio a fin. Compleja y repleta de cambios de riff y diferentes solos marca de la casa, y acompañada de una letra que nos lleva a una épica de aires introspectivos.

The Ninth Wave – Open the Gates (1984)

The Ninth Wave es el tema por excelencia del grupo acerca de la leyenda artúrica. Esa batería constante se mete en nuestra cabeza, apoyada por la distorsionada guitarras de Shelton. Nuestro protagonista nos narra, como el mejor de los profetas, la historia del famoso rey británico. Basándose en el poemario Idylls of the King de Lord Alfred Tennyson, nos explica como, en la mitología irlandesa, la novela ola separa el mundo terrestre del más allá. Tras el fallecimiento de Uther Pendragon, monarca británico, el futuro se antojaba oscuro para su pueblo. Después de que la novela ola azotara las costas, el legendario Merlín presenció un barco sobrenatural. Tras la embarcación, apareció un infante Arturo, a quien Merlín nombraría como sucesor de Uther en la corte de Camelot.

Shadow in the Black – The Deluge (1986)

El inicio onírico de Shadow in the Black, con la voz melódica de Shelton, acompañada de la batería y su suave guitarra, siempre logra emocionarme con cada escucha. Hacia el segundo minuto de la canción, el ritmo se vuelve trepidante, desencadenando en una auténtica exhibición instrumental. Su letra parece hablarnos de las cruzadas. Quizás esa sombra en la oscuridad sea una metáfora, las dudas en su sagrada fe que deben destruir los caballeros templarios. La peligrosa travesía en la que tomarán parte, les permitirá enfortecer su determinación y encontrar la salvación de su alma.

The Deluge – The Deluge (1986)

The Deluge, canción que da nombre al quinto álbum de la banda, el favorito personal de Shelton, es un tema lleno de matices. Se encuentra dividido en tres partes: Eye of the Sea, The Drowned Lands y Engulfed Cathedral. Después de la primera sección, parece que el diluvio empieza a formarse, justo cuando observamos el primer cambio de ritmo. Los incesantes solos de guitarra, junto a la catastrófica letra, nos describen a la perfección el apocalipsis. Contrario a lo que pueda parecer, la calamidad descrita no se trata del diluvio universal, sino del mitológico hundimiento en el mar del Imperio de la Atlántida, como consecuencia de la rabia de Poseidon, narrada en los relatos de Platón. La calma después de la tormenta, con esas campanas fúnebres, nos indican como toda vida ha sido aniquilada, en el aparentemente omnipotente territorio.

Mystification – Mystification (1987)

Mystification fue un álbum donde la influencia de la literatura de Edgar Allan Poe hizo un gran acto de presencia en las letras de Manilla Road, y la canción homónima es toda una oda a la obra del escritor americano. A través de un nítido y elegante punteado, el cual desemboca en una serie de riffs envolventes a la vez que profundos, la música logra plasmar casi a la perfección lo que la literatura de Poe lograba remover en el interior de Mark y los suyos. Se genera así una simbiosis entre música y letra difícilmente igualable, sólo al alcance de un músico de su talla.

Dragon Star – Mystification (1987)

Los embrujadores punteados de guitarra marca de la casa eran una de las principales armas de Mark Shelton, y así nos lo demostraba una y otra vez generando diferentes ambientaciones misteriosas a la vez que etéreas, raramente vistas en otras formaciones musicales al menos en cuanto a frecuencia y originalidad. Sobre esa línea transcurre Dragon Star, una obra de poesía épica altamente solemne. La intensidad asciende y desciende acompañando la épica letra de una forma extremadamente orgánica. Los suaves armónicos con los que concluye el tema son la cereza al pastel, Mark Shelton era único a la hora de dotar de un inmenso cuidado cada detalle de su música.

The Books of Skelos – The Courts of Chaos (1990)

The Books of Skelos es menos conocida, casi olvidada, pero una obra maestra de principio a fin. Perteneciente a The Courts of Chaos (1990), la presente es una de esas canciones que, a pesar de durar sus 8 minutos, logra encandilar tanto que no se hace pesada (de hecho, parecen dos canciones fusionadas en una sola). En la primera mitad predomina la guitarra sin distorsión, generando la atmósfera mística que siempre ha acompañado a Manilla Road, mientras que en la segunda mitad se gira la tortilla y aparece el costado más cañero de los de Wichita: un firme speed/thrash metal que sienta como un auténtico guantazo en la cara y que va pasando por diferentes fases, a cada cual más contundente que la anterior. La canción toma el nombre de un legendario libro de brujería, el libro de Skelos.

Blood Eagle – Voyager (2008)

En este Voyager el grupo supo reinventarse, con un sonido guitarrero muy agresivo y unas pistas vocales más crudas que nunca. Blood Eagle empieza con Shelton regalándonos una preciosa introducción de teclado, que recuerda a un órgano de estilo eclesiástico y capta la atención del oyente desde el principio. Sorprende como desemboca en unas pesadas guitarras y la voz de Mark rugiendo como el león de Nemea. En este Voyager, podemos ver a unos Manilla Road inmersos en la mitología nórdica. La letra parece hablarnos sobre las primeras incursiones vikingas en territorio americano, anteriores al descubrimiento del continente por Colón, en las cuales pelearon contra pueblos nativos americanos como los skræling.

Esperemos que os haya gustado nuestro tributo personal a esta leyenda del metal. Lamentablemente muchos temas icónicos han tenido que quedarse fuera, pero hemos tratado de hacer una selección entre varios de sus mejores álbumes, para ofreceros las diferentes facetas de la banda. Si os interesan sus orígenes, hace poco hemos publicado un artículo sobre su irrepetible álbum debut.

Texto: Marc Paradell y Pere Guiteras.

Deja un comentario

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.
A %d blogueros les gusta esto: