Steve Lee: Una voz y un carisma eternos (1963-2010)

¡Comparte!

Steve Lee

En una tarde de otoño de 2006, a eso de las cinco de la tarde y aprovechando que el sol se había puesto los auriculares para escuchar buen hard-rock, me dejé caer por la madrileña plaza de Santo Domingo. Llegué con la euforia que me producían esos días en que hacía girar a todas horas el álbum «Lipservice», una de las obras maestras de este milenio en lo que a rock duro se refiere. No era una tarde cualquiera y, para más señas, se respiraba un ambiente motero por el centro de la ciudad; había un vaivén constante de tipos con chalecos de cuero, damas con camisetas de Jack Daniels y el sonido de varias custom completando el ritual. En la cabina telefónica de la plaza, encima de las teclas, se podía leer «Dial Hard» y, junto a la boca de metro, una señorita vestida de ángel bailaba la danza del fuego.

Por la noche, tocaban los suizos Gotthard en Chamartín y yo precisamente me había acercado al centro a comprar unas ediciones limitadas de los singles «Tu Pasión» y «El Traidor», los cuales eran adaptaciones en castellano de los temas «Lift’U’Up» y «Anytime Anywhere».

La banda, llevaba en activo desde principios de los años 90 y, sin embargo, estaban en su mejor momento. La prueba, era que habían sacado su mejor disco hacía muy poco y estaban girando como nunca, con uno de los mejores vocalistas del género, seguramente el que hoy estaría comandando el estilo: Steve Lee. Lo tenía todo: una voz majestuosa, una presencia escénica tremenda y un saber conectar con el público increíble. Eso de combinar el carisma con una técnica excelente, debe ser lo más. Podía cantar sus temas de har-rock a las mil maravillas, hacer versiones de rock progresivo de forma sobresaliente y colaborar en proyectos de metal sinfónico mostrando lo polifacético que era. Los temas salvajes eran su fuerte, las baladas eran su fuerte y ser él mismo era su fuerte.

Cuando tenía mis singles y me disponía a bajar hacia el metro, me entraron ganas de tomar una cerveza. Además, había quedado dentro de dos horas en mi barrio para ir al concierto con amigos; podía entretenerme pero quería pasar por casa para dejar los cds. Crucé la plaza de punta a punta y entré en el bar de la calle Jacometrezo. Pedí una cerveza y la cuenta, pues me la bebería de dos tragos y me marcharía. En el silencio del bar, escuché a alguien tarareando el tema «Nothing Left At All» y pensé en la casualidad de aquello. Me encantaba y me encantará siempre ese tema, y faltaban pocas horas para ver a Gotthard. Aquello parecía de película.

El tipo que tarareaba, lo hacía realmente bien. Estaba dado la vuelta en el otro extremo del local, sentado en una banqueta alta y con una mujer rubia. Vi la cara de la mujer cuando ésta se levantó y fue al cuarto de baño; pensé que esa cara la había visto en alguna foto, en algún vídeo de un grupo de los míos… En ese momento, el tipo que estaba dado la vuelta, dejó de taratear y comenzó a interpretar «I Wonder» tal y como lo haría Steve Lee en un arrebato de cantar a capela. Sí, era él. Enseguida fui a saludarlo. El tipo estrechó mi mano y me dio un abrazo en cuanto vio los discos de Gotthard, pues los había estado ojeando y los tenía fuera de la bolsa. Charlamos unos minutos, me presentó a su mujer y me dijo que esperaba disfrutásemos mucho en el concierto. Antes de despedirnos, me dedicó los discos y yo, que tenía veinte añitos, llamé a mi novia de entonces para contarle cuánto estaba flipando.

Ayer, el gran Steve cumpliría 57 años y hoy brindamos por ello, por seguir escuchando sus canciones y disfrutar de su legado de la misma forma que yo pude disfrutar del concierto de aquella noche en Madrid.

¡Eterno Steve Lee!

Texto: Jorge Loarte.

Podéis leer la reseña del último álbum de Gotthard en el siguiente enlace:

Podéis seguir a Gotthard en su Facebook oficial.

Deja un comentario

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.
A %d blogueros les gusta esto: