Martin Birch, adiós a una leyenda (1948-2020)

¡Comparte!

Martin Birch

Una terrible y triste noticia nos ha sacudido esta madrugada tras conocer el fallecimiento de Martin Birch, una de las figuras más importantes de nuestra escena cuyo reconocimiento se asocia de forma directa a nombres como Iron Maiden, Whitesnake, Rainbow, Fleetwood Mac, Deep Purple, Black Sabbath y un sinfín de leyendas del rock y el heavy metal que hoy han quedado huérfanos con la desaparición de uno de los productores e ingenieros de sonido que cambió la historia de la música.

A estas alturas creo totalmente innecesario comentar la biografía de tan importantísimo productor como Martin Birch, únicamente querría aprovechar este espacio para recordar algunos de los trabajos más destacables de su carrera como un pequeño homenaje a su memorable labor que se inició en 1969 con el lanzamiento de dos álbumes colosales como «Then Play On» de Fleetwood Mac y «Concerto For Group And Orchestra» de Deep Purple como ingeniero de sonido. El primero de ellos es el tercer lanzamiento numérico de los británicos liderados por Peter Green y el segundo es el primer álbum en vivo de Deep Purple compuesto íntegramente por el teclista Jon Lord y grabado en el Royal Albert Hall de Londres en el que se nos presenta a la banda acompañada por la Orquesta Filarmónica Real dirigida por Malcolm Arnold interpretando cuatro movimientos totalmente inéditos.

Con Deep Purple y Fleetwood Mac trabajaría estrechamente durante los primeros años de su carrera como ingeniero antes de probar suerte como productor, encargándose de discos tan icónicos como «Deep Purple In Rock» (1970), «Fireball» (1971), «Machine Head» (1972), «Burn» y «Stormbringer«, ambos de 1984. Con Fleetwood Mac se estrenaría como productor en 1973 con «Penguin«, cuarto disco de la formación sin Peter Green en sus filas y séptimo de la carrera de Mick Fleetwood al frente del entonces quinteto londinense. Ese mismo año también se encargaría de la producción de «Mystery To Me» de Fleetwood Mac, el álbum sucesor de «Penguin«, ya habiendo trabajado con Wishbone Ash durante 1970 y 1972 como ingeniero de sonido de sus tres primeros lanzamientos: el homónimo de 1970, «Pilgrimage» de 1971 y «Argus» de 1972. Entretanto se había encargado del segundo disco de los irlandeses Skid Row, titulado «34 Hours«, proyecto formado por Gary Moore, Brush Shiels y Noel Bridgeman.

Durante la década de los setenta se encargaría de producir y mezclar grandes clásicos del rock como «Ritchie Blackmore’s Rising«, «Rising» o «Long Live Rock N’ Roll» de Rainbow, además de producir el mítico «Snakebite» – EP debut de Whitesnake – y su primer álbum, «Trouble«, ambos de 1978. Se encargó, además, de mezclar y producir varios discos de Jon Lord en solitario con su proyecto homónimo y alguna colaboración con Tony Ashton e Ian Paice. A finales de los setenta, ya con más madurez en su labor como productor, se encargaría del debut en solitario del baterista Cozy Powell, «Over The Top» (1979) y el segundo disco en solitario de Roger Glover, «Elements«, de 1978.

Ya en la década de los ochenta se especializó en un sonido más pesado y alejado del rock con el que había trabajado en la década anterior, siendo reconocido de forma mundial por su trabajo como productor de discos como «Cultösaurus Erectus» (1980) y «Fire Of Unkown Origin» (1981) de Blue Öyster Cult, dos de sus discos más icónicos de la década, pero gran parte de su repercusión mediática fue gracias a su trabajo como ingeniero y productor de los dos primeros discos de Black Sabbath con el recién llegado Ronnie James Dio al micrófono, «Heaven And Hell» y «Mob Rules» de 1980 y 1981 respectivamente, dos obras que marcarían el camino de su carrera dentro del heavy metal dejando a un lado el sonido más light de sus primeros trabajos.

Antes de hablar de su etapa con Iron Maiden, que marcaría gran parte de su carrera desde 1981, es muy importante hablar de un álbum como «Assault Attack«, probablemente uno de los mejores discos de la carrera de Michael Schenker Group que se lanzó en 1982. «Assault Attack» no gozó de la misma repercusión que sus dos primeros trabajos pero con el tiempo ha ganado un puesto honorífico en su carrera y ha obtenido el reconocimiento que pocos le dieron en su momento, destacando sobre todo el trabajo del vocalista Graham Bonnet que tres años antes había sido destituido de Rainbow en pro del versátil Joe Lynn Turner. Este sería el único trabajo de Birch con Michael Schenker Group pero sigue siendo uno de sus mejores producciones hasta la fecha, dejando a un lado las que aún no hemos mencionado.

Los ochenta traerían lo mejor de su carrera con la producción de ocho de los nueve discos que Iron Maiden publicó entre 1980 y 1992, siendo el principal responsable del sonido de la banda desde la despedida de Di’Anno en «Killers» (1981), primer disco de la banda producido por Birch, pasando por el mítico «The Number Of The Beast» de 1982, el infravalorado «Piece Of Mind» de 1983, el imprescindible «Powerslave» de 1985 y el célebre álbum en vivo «Live After Death» de 1985, probablemente uno de los mejores discos en directo que hayamos podido escuchar. Fue además el encargado de la producción del criticado «Somewhere In Time» de 1986 y el increíble y pivotal «Seventh Son Of A Seventh Son» de 1988 antes de la marcha de Adrian Smith poco después de iniciar la pre-producción del olvidado y reivindicable «No Prayer For The Dying» de 1990 y el crepuscular «Fear Of The Dark» de 1992, que además sería la carta de despedida de Bruce Dickinson como vocalista del entonces quinteto británico antes de su regreso casi dos lustros más tarde.

Aunque en los ochenta produjo discos tan importantes como «Come An’ Get It» (1981), «Saints & Sinners» (1982) y «Slide It In» (1984) de Whitesnake, gran parte de los elogios por parte de la crítica se fueron hacia su labor como productor, ingeniero y mezclador de Iron Maiden durante la década de los ochenta. Con «Fear Of The Dark» puso punto y final a su carrera como productor y dejó tras de si un legado que pocos han podido cosechar ni en cuarenta años como productor, siendo la suya una de las carreras más fructíferas y ricas de la historia del rock y el heavy metal. Gracias por tanto, maestro, nos vemos en el cielo o el infierno.

Texto: Mario Marín.

Deja un comentario

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.
A %d blogueros les gusta esto: