Le llaman Patrick Swayze: 11 años recordando a un surfista con careta de expresidente

¡Comparte!

Patrick Swayze Point Break

Han pasado once años desde que el gran tipo que encarnó a Bodhi pasó al otro lado del silencio. Es evidente que, antes de emprender ese viaje, robó algún banco más con sus amigos y cogió una última ola nocturna mientras sonaba L.A. Guns.

Siendo que mi género favorito del cine es el de terror y mi época favorita los 80, debo reconocer que mi peli favorita desde niño es «Point Break», la del 91, no la de 2015. Lo cierto es que no tengo nada en contra del remake (al principio sí lo tenía y logré apartar una película de la otra) pero tengo que decir que la original es sagrada e inigualable (en mi opinión).

Uno puede correrse una juerga en Latigo Beach al ritmo de Shark Island, jugar al rugby en la playa mientras Loudhouse versionan a Purple, corromper a un agente del FBI para que viva al margen de las leyes, saltar de un avión para cerrar un verano a modo de tradición y pelear con otro escuadrón de surfistas por aquello de estimularse. Las hazañas de Bodhisattva en tierras californianas, fueron legendarias, y Patrick Swayze dio vida a un tipo que entendía el mar, veía su lado espiritual y disfrutaba de la hermandad que había creado dentro de una rutina de riesgo, diversión y rebeldía.

Sentir lo que hace la ola, aceptar su energía, sincronizar con ella y cabalgar en una misión clandestina, no ha de ser un hecho obligado ni una tarea de demostración sino todo un ritual para uno mismo. Poco más o menos, así es como se lo viene a decir el gran Swayze al supuesto abogado (en realidad policía), y vaya si le hace entrar en su juego. El miedo provoca dudas; sin embargo, una mirada kamikaze es algo que Bodhi puede detectar a kilómetros y llevar a un servidor de la ley a unos límites que nadie sospecharía (nadie excepto la guapísima Tyler).

Bells Beach, siempre fue un reto cuando nuestro protagonista vivía en Los Angeles y, asumiendo que no es trágico morir haciendo lo que a uno le gusta, el surfista con careta de expresidente llegó, vio y venció a su manera, dejando atrás la vida que quiso vivir, la vida que vivió intensamente y que disfrutó a más no poder.

A mi parecer, «Le Llaman Bodhi», es la mejor película que protagonizó Patrick Swayze, aún comprendiendo que conquistase al gran público bailando de manera sugerente o protegiendo a su prometida desde el otro lado. También se hizo cargo de un camión, puso firme al personal en aquel pub con música en vivo e interpretó a un padre peculiar, pero prefiero su rol de atracador con tabla (y no una tabla que parezca un Chevy del 57, claro está).

Todo se mueve en ciclos y, cada cincuenta años, el  océano nos recuerda lo pequeños que somos. Por ello y por pequeños que seamos frente a una corriente que desatará la ola más grande de la historia (siempre está por venir), aquí os dejo este pequeño homenaje a Swayze y a una película que me marcó de niño y me flipará de por vida.

Texto: Jorge Loarte.

Deja un comentario

shares
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
error: Este contenido está protegido por derechos de autor. Si lo deseas, puedes solicitar a nuestro administrador una copia del contenido que necesites descargar. Gracias.
A %d blogueros les gusta esto: